Considerar al suelo un bien de valor ambiental

Las transformaciones en uso de suelo producidas por proyectos urbanos y arquitectura deben evaluar su impacto sobre el ambiente natural, cultural, económico y social en que se insertan para maximizar efectos positivos.

- Priorizar la recuperación de áreas degradadas y la reutilización de estructuras edilicias obsoletas.
- Limitar el crecimiento urbano de baja densidad.
- Incorporar superficies permeables que permitan la infiltración del agua de lluvia.
- diseñar el paisaje y jardines evitando el uso de agua potable para riego y sin agroquímicos.
- Preservar las condiciones naturales del paisaje.
- Elegir especies vegetales que requieran bajo mantenimiento.
- Diseñar los espacios exteriores favoreciendo su uso para juego, descanso, trabajo, y sociabilización.


Diseñar con el Clima

Tener en cuenta las condiciones de temperatura, viento y humedad locales. Frente a climas y paisajes diferentes, las respuestas arquitectónicas deben ser diferentes.

- Elegir materiales constructivos según sus propiedades físicas (aislamiento e inercia térmica, color, etc) para favorecer naturalmente condiciones de confort.
- Diseñar y orientar los locales, considerando la ubicación del sol en el cielo durante las distintas épocas de año.
- Definir la ubicación, tamaño y forma de las aberturas teniendo en cuenta la ubicación del sol, la luz y los vientos predominantes.
- Diseñar aleros, pérgolas o galerías de manera que protejan, filtren o favorezcan el acceso de sol y luz natural según corresponda.
- Considerar las dimensiones, follaje y tipo de especies vegetales que se utilicen en el diseño del paisaje para mejorar la circulación de brisas y/o proteger de vientos fuertes, brindar sombra o garantizar el acceso de sol, tanto en nuestro edificio como el espacio exterior de uso.


Usar racionalmente el Agua

Los habitantes de Buenos Aires consumen un promedio de 630 litros de agua por persona por día (fuente: Fundación Ciudad), cuando el promedio en ciudades europeas es de 250 litros. Mas de mil millones de personas no disponen de agua potable limpia.

- Recuperar agua de lluvia para riego y limpieza exterior o selectiva.
- Minimizar los requerimientos de agua en jardines, utilizando especies adaptadas a las condiciones naturales locales.
- Cuando no exista red de servicios cloacales, elegir sistemas de tratamiento de líquidos por filtrado y aireación, que no contaminen las napas ni cursos de agua.
- Utilizar sistemas de cierre automático de grifos en sanitarios públicos o de uso poco controlado.
- Utilizar griferías de ahorro de agua como descargas reguladas en inodoros y duchas.
- Incorporar sistemas de reutilización de aguas grises para descargas de inodoros.


Elegir materiales y sistemas constructivos de bajo impacto

El impacto ambiental de un producto se evalúa considerando todo su ciclo de vida, que incluye tanto el modo de producción, transporte, uso y disposición final.

- Priorizar el uso de materiales locales basados en productos naturales de amplia existencia como el adobe, la caña, el ladrillo o la piedra.
- Solicitar a nuestros proveedores el envío de materiales con menor cantidad de packaging y envoltorios, evitando el uso de plásticos.
- Elegir materiales duraderos.
- Reutilizar materiales (vigas metálicas, carpinterías, etc).
- Evitar el uso PVC, cuando pueda sustituirse por otro material. (El PolyVinylChloride es un plástico organoclorado que libera dioxinas altamente contaminantes en su proceso de fabricación).
- Utilizar maderas y derivados de madera, con certificación de calidad ambiental
- No utilizar materiales que contengan asbestos.


Utilizar de manera eficiente gas y electricidad

Los edificios consumen energía básicamente para su acondicionamiento térmico, para iluminación artificial y para el transporte de personas o productos. Es posible habitar de manera confortable, disminuyendo el consumo de recursos energéticos fósiles. aun sin modificar estilos de vida.

- Minimizar el stress al que debe estar sometido nuestro edificio brindando condiciones exteriores lo mas protegidas posibles.
- Utilizar materiales aislantes en techos, paredes y pisos. Los materiales aislantes térmicos son un aliado importante para la conservación de energía. El costo de una mayor aislamiento es relativamente bajo, y se amortiza rápidamente.
- Garantizar buena hermeticidad en puertas y ventanas.
- Según las condiciones climáticas y de diseño, incorporar en los aventamientos doble vidriado hermético (DVH), vidrios especiales o de baja emisividad y marcos de calidad y alta eficiencia.
- Favorecer la iluminación natural en locales.
- Hacer un uso inteligente de los materiales para favorecer condiciones de confort de manera natural.


Facilitar modos de vida menos contaminantes

El espacio construido condiciona, favorece o limita las posibilidades de desarrollar modos de vida mas sustentables.

- Incorporar espacio para el guardado seguro de bicicletas.
- Incluir duchas para personal que se traslade en bicicleta o caminando a su trabajo.
- Diseñar áreas de servicio y cocina que permitan la separación de residuos en origen de manera ordenada, limpia y cómoda.
- Cuando se diseñen espacios exteriores de viviendas, prever la ubicación lugares para huerta y compost y para el secado de ropa al aire libre.


Incorporar energías renovables

“la energía renovable, combinada con el uso inteligente de la energía que consumimos, puede satisfacer la mitad de las necesidades energéticas del mundo para el año 2050.” [r]evolución energética, Un futuro energético sustentable para la argentina.
Greenpeace Argentina y EREC European Renewable Energy Council.

- El sol nos brinda la posibilidad de calentar, o precalentar agua para el consumo utilizando colectores solares, esta tecnología reduce el consumo de combustibles fósiles.
- La luz solar posibilita la generación directa de energía eléctrica, Esta tecnología, llamada fotovoltaica, está creciendo en todo el mundo y es cada vez mas competitiva, sobre todo en regiones aisladas o cuando existen subsidios especiales para su fomento.
- El sol también es una fuente de calor directa. Con el diseño y la elección de materiales adecuada, es posible disminuir los requerimientos de energía para calefacción en arquitectura.


Comments are closed.